Algo que escribí

4 de noviembre de 2013

Alfombras de seda

Filed under: Uncategorized — Etiquetas: , , , — ysthar @ 13:24

Quiero llamar a alguien que no existe para hablar de las 3 horas eternas que llevo aquí dentro.

Contarle que he llorado de lo duro que es todo lo que esconden mis sonrisas, hablar de olvidar el mundo creando vidas nuevas en huertos proveedores de alimento y libertades proveedoras de dinero.

Ya no tengo utopías comunes, tengo un futuro real que me espera en cada amanecer dormida.

Tengo una operación que aplazar para no perder el trabajo, un dolor crónico que aplacar con paciencia inhumana.

Una sonrisa para tapar todo, como quién mete mierda bajo alfombras de seda, para que ver el horrendo panorama no le quite las ganas de comer.

Anuncios

1 de abril de 2013

Tiempo finito

Filed under: Uncategorized — Etiquetas: , , , , , , — ysthar @ 13:10

El pelo me susurra al oído, cae suelto y alborotado recordándome mi esencia.

Me siento iluminada por dentro, resplandeciente como el reflejo del cielo en un estanque solitario, nadie lo ve pero está brillando.

Por fuera me ilumina el producto del gas mercurio sostenido en barritas blancas en el techo y me ciega el blanco del fondo de tantas letras que no significan nada para mí.

6 horas al día, 5 días a la semana, mi vida regateada a cambio de dinero.

Resurjo a las 15h camino del tren para dormir una siesta pública en un asiento duro con un tiempo límite que me arrebata el placer de seguir soñando.

Tiempo límite, falta de tiempo, tiempo perdido, todo el tiempo pensando en ello porque no llego nunca y me canso en el único tiempo que tengo de las vueltas del precio de mi vida.

25 de julio de 2012

1000 palabras en universos paralelos

Me propuse escribir 1000 palabras al día, y se me quitaron las ganas de escribir al ver que lo mío es escribir por inspiración en una servilleta, el móvil, un borrador de mail o simplemente repetirlo hasta quedarme dormida y olvidarlo por completo.

Y vengo con una historia bajo el brazo desde la comida de empresa de hoy:

El cerebro construye la realidad de acorde a sus esquemas prefabricados,

gracias a ellos he sido musulmana a los ojos de una compañera de trabajo durante semanas.

Ella veía como todos los días cogía una esterilla de yoga, de esas blanditas, y me metía en la sala de reuniones un rato cerrando la puerta.
Entonces rezaba mirando a la meca, siguiendo con los preceptos de mi religión, y al salir siempre tenía una cara llena de felicidad, paz y energías renovadas gracias a mi fe.

Hoy me lo ha confesado y de pronto me he imaginado ser esa persona, esa que es reconfortada por su fe de tal manera que renace tras su cita con la oración. También pensé en la suerte que tengo de estar en esta pequeña empresa en la que esa situación pasaría por completamente normal. Y sobretodo me reí, nos reímos mucho de como moldeamos la realidad completando los huecos en blanco con historias que dan sentido a esa blancura.

La realidad es que casi todos los días voy a esa sala de reuniones a dormir una minisiesta de 15 minutos, con mi superalmohada de peluche con lunas, nubes y estrellas, para vencer un poco a mi narcolepsia con una higiene de sueño que evite los ataques de sueño durante el día (ya que la medicación no hace milagros).

Y eso es lo que me hace renacer, tengo ya calculado que al pasar la barrera de los 13 minutos ya me salen legañas y con 15 minutos desde que me acuesto hasta que me suena la alarma en el casco es el mínimo que necesito para rendir mejor. Salgo de ese cuarto como si me hubiera encontrado con mi dios, conmigo misma, con mi subconsciente. Con todo ordenado y listo tras esos casi 15 minutos de fase REM en los que a veces incluso llego a tener alucinaciones hipnagónicas (terrores nocturnos) pero normalmente sueño sin más. Este lunes desperté bailando si tu me dices ven con mi novio, seguro que me brillaba aún más el aura en esa salida de la sala.

Por lo pronto me lo he pasado bomba en la comida y me ha encantado que me contara esa visión del mundo, quizá un universo paralelo.

Justo hoy veré a mi amor-ídolo-iconosexual Morgan Freeman en un documental sobre universos paralelos,  ¿será una de esas causalidades?

Blog de WordPress.com.